El diablo orureño

El diablo de Oruro es uno de los personajes centrales del carnaval de Bolivia. La diablada es un baile de origen boliviano y es probablemente la danza más simbólica de los Andes Sudamericanos; responsable en gran medida de que el Carnaval de Oruro sea declarado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

En el marco del intercambio cultural entre Bolivia y Bélgica, durante el carnaval el Manneken Pis, la estatua de bronce de 65.5 centímetros situada en el centro histórico de la capital belga, símbolo de libertad de los habitantes de Bruselas, toma el hábito de Lucifer, el diablo orureño.

La danza boliviana representa la lucha entre el bien y el mal donde intervienen una decena de personajes que son parte del sincretismo entre los rituales católicos y las tradiciones andinas. El baile ha llegado a extenderse en la región de los Andes sudamericanos, hasta Chile y Perú, gracias a la cultura compartida por sus pueblos.

Los bailarines de diablo cargan con trajes que pesan más de 20 kilos y portan máscaras en metal, elaboradas a mano, que con numerosos detalles. La máscara tiene ojos saltones, colmillos de oro, dragones, cuernos, serpientes, sapos y cabellos de fuego.

El sábado 29 de febrero de 2020, a partir de las 16:00 horas, el Centro Cultural Sartañawi Bolivia – Arte y Tradición y K’awari desarrollarán la 14va. Edición del “Carnaval de Oruro en Bruselas” en el corazón de la capital belga.

 

 

 

 

Autor entrada: embajadadebolivia